LOS SEGUROS DE VIDA, LOS SEGUROS MÉDICOS Y LOS PLANES DE JUBILACIÓN FORMAN PARTE DE LA BASE REGULADORA DEL DESPIDO

SEGUROS VIDA MÉDICOS Y PLANES JUBILACIÓN INCLUIDOS INDEMNIZACIÓN DESPIDO

Normativa

Artículo 26 Estatuto Trabajadores.

Jurisprudencia

Sentencias del Tribunal Supremo: 3/05/17, 24/01/03 y 12/02/85.

Comentarios a la última sentencia en Unificación de Doctrina del Tribunal Supremo de 3 de mayo de 2017

Esta sentencia ha establecido la naturaleza salarial en forma de “salario en especie” de los seguros médicos, los seguros de vida y las aportaciones a planes de jubilación. Su consecuencia práctica es que debe computarse a efectos del cálculo de la indemnización por despido.

Los fundamentos del TS para considerar estos conceptos como salario en especie son:

  • El abono de los seguros por parte de las empresas deriva de la existencia de la relación laboral y es una contrapartida a las obligaciones del trabajador.

Aunque se llegara a aceptar su naturaleza de mejora de la S.Social, tal y como establece el apartado 2 del art. 26 ET, sólo quedaría excluido de la consideración de salario la obtención de ulteriores prestaciones o indemnizaciones derivadas de ese beneficio empresarial, pero no el coste del propio seguro, que tiene la consideración de salario en especie.

  • Otro argumento que utiliza el Alto Tribunal para la consideración como salario de estos conceptos es la calificación fiscal del seguro como retribución en especie. Estos conceptos “son únicamente excluibles -a efectos fiscales- respecto de las primas o cuotas relativas a accidente laboral o de responsabilidad civil del trabajador y para la cobertura de enfermedad, cuando no excedan de 500 € anuales ( art. 42.2 Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas)”.
  • También se analiza en la sentencia que ahora comentamos el contenido del artículo 26.1 ET, “que contiene una regla general al prescribir que «se considerará salario la totalidad de las percepciones económicas de los trabajadores, en dinero o en especie, por la prestación profesional de los servicios laborales por cuenta ajena, ya retribuyan el trabajo efectivo, cualquiera que sea la forma de remuneración, o los periodos de descanso computables como de trabajo»”.

 

De este precepto el Alto Tribunal deduce:

1º.- Que el mandato contiene una presunción iuris tantum de que todo lo que recibe el trabajador del empresario le es debido en concepto de salario.

2º.- Que por ello el salario tiene carácter totalizador, en tanto que reviste cualidad salarial todo lo que el trabajador recibe por la prestación de servicios, con independencia de.

–  su denominación formal (se llame o no salario),

– de su composición (conste de una o varias partidas),

– de su procedimiento o periodo de cálculo (a tanto alzado, por actos de trabajo, etc),

– o por la cualidad del tiempo al que se refiera (trabajo efectivo o descanso computable como tal).

 

Para completar esta información pueden consultar los siguientes artículos publicados en nuestro blog:

 

En Área Laboral estamos a su disposición para aclarar cualquier aspecto relacionado con ésta u otras materias en el ámbito laboral.

Área
Share
This

Post a comment